7 consejos sobre el cuidado de navajas y máquinas de afeitado clásico

Publicado por MachoBeta Staff en
7 consejos sobre el cuidado de navajas y máquinas de afeitado clásico

Ya conseguiste un afeitado mucho mejor que el que acostumbrabas. Aprendiste a dominar la técnica precisa y tu piel se siente genial. Pero eso no es todo, por lo que te invitamos a seguir estos consejos para navajas de afeitar y máquinas de afeitado clásico.

Enjuaga

Al afeitarte, recuerda enjuagar con agua después de cada dos o tres pasadas. De este modo, evitarás que se junten bacterias y pelos.

Usa agua caliente

Muy caliente. Así, cada vez que enjuagues podrás deshacerte de las bacterias y la mugre. Un filo caliente cortará tus vellos de manera más eficiente. Al terminar el afeitado, preocúpate también de enjuagar cualquier resto de crema de afeitar.

Prueba con alcohol

Si tu navaja o tu máquina siempre quedan con pelos y otras suciedades, intenta una limpieza profunda con alcohol. Esto también ayudará a esterilizar, eliminando esos pequeños vellos. Remoja en alcohol desinfectante por unos minutos y luego limpia en agua hirviendo.

Limpia con cepillo

Otra fórmula es usar un cepillo con cerdas de nylon y jabón. También puede ser un cepillo de dientes viejo. En poco tiempo lograrás deshacerte de esos molestos vellos y residuos.

Seca con papel absorbente

Dejar tu máquina o navaja seca después de usar es primordial. Es importante que lo hagas sin frotar, sino más bien con leves toques frontales. Luego, guarda en un lugar seco, ojalá fuera del baño, que es la parte más húmeda de tu casa.

Frota el filo contra tus jeans

Esto es lo que se llama un life hack. Suena sorprendente, pero frotar el filo de las navajas o máquinas de afeitado clásico contra la superficie de tus jeans sirve para afilarlas. Hazlo unas 10 o 15 veces en una dirección, luego en la contraria.

Usa otros productos

En el mercado hay un sinfín de productos para mantener las máquinas o navajas de afeitar en condiciones óptimas. Aceites, vaselinas, lubricantes, correas de cuero, piedras de afeitar y hasta bolsitas de gel pueden ser aliados en mantener el filo, la limpieza y la sequedad.


Publicación más antigua Publicación más reciente